Cuando escuchamos la palabra “innovar” se nos viene a la cabeza el mundo de las grandes empresas, de la tecnología, los robots, la inteligencia artificial o las impresoras 3D.  Pero la innovación es mucho más que todo esto, la innovación es “todo aquello que aporta un valor, ya sea un valor económico y/o social”. Y para conseguir este fin, la innovación debe estar presente en todas las fases del proyecto.

 Esta extensión de la innovación más allá de la tecnología es, precisamente, nuestra filosofía de trabajo. Trabajamos para que asociaciones sin ánimo de lucro, administraciones públicas, empresas o universidades consigan los fondos necesarios para llevar a cabo sus proyectos innovadores, acompañando a las entidades en:

  • La co-creación de ideas, proyectos y programas innovadores.
  • La identificación de las mejores vía de financiación y subvenciones.
  • La constitución de paternariados de distinta naturaleza.
  • La redacción de proyectos que tengan incorporados todos los elementos objeto de valoración.
  • El refuerzo de la innovación social y la incorporación de la tecnología social y accesible.
  • El apoyo a las entidades a llevar a cabo una gestión, seguimiento y evaluación de calidad, eficiente y eficaz.
  • El diseño de una estrategía de comunicación que ponga en valor el impacto y el retorno social de las actuaciones.

Cuando la innovación se implanta de manera transversal en un proyecto y se hace una comunicación social es más fácil acceder a vías de financiación y subvenciones.